Presentación

Calendario

November 2014
M T W T F S S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             
<< < > >>

Crear un Blog

Texto Libre

Buscar

Sunday 10 july 7 10 /07 /Jul 18:59

·         Las Drogas en la Biblia

 

 

Drogadicción Cristiana - El Camino a la Drogadicción o Alcoholismo
La drogadicción cristiana es una experiencia desgarradora para los individuos, sus familiares, y las iglesias. Nadie se propone intencionalmente convertirse en un drogadicto o alcohólico declarado. Pero, a pesar de todas las advertencias, millones de personas se convierten en adictos. ¿Por qué? Porque antes de esa primera chupada, inhalada, o trago, la mente ya ha estado engañándose a sí misma al pensar: "No me convertiré en un adicto, yo sé cuándo parar, o, yo puedo soportar unos cuantos tragos o drogarme unas cuantas veces.

Pero, la Palabra de Dios, la Biblia, va directo al corazón del problema al decirnos lo que las sustancias alucinógenas le hacen al corazón. ¿Por qué? A Dios le importan las personas adictas a químicos y desea lo mejor para ellas. El alcohol y las drogas le hacen más daño a un individuo de lo que se ve a simple vista.

Oseas 4:11 dice: “Fornicación, vino y mosto quitan el juicio.”

Nuestro corazón está donde residen las emociones naturales que nos ha dado Dios. Perder nuestro corazón o juicio es perder nuestro deseo por las cosas naturales que Dios nos ha dado; como la familia, las relaciones saludables, un buen trabajo, y la ética moral. Por ejemplo, una persona puede dejar, y de hecho dejará a su familia por la botella o por las drogas. Esto no es natural; es inconcebible, como mínimo. Si no se perdiera el corazón o juicio, usted no podría pagarle a una persona dinero suficiente para dejar a sus seres queridos, sólo para emborracharse o drogarse repetidamente.

Dios infundió en el corazón de cada persona el amar y el ser amado. Por ejemplo, las niñitas juegan a ser mamás ya desde los tres años, porque el criar ha sido infundido en sus corazones por Dios. Cuidar a un bebé le da placer al corazón, pero si el corazón se ha perdido, entonces la crianza se convierte en una carga.

Es muy difícil razonar con alguien cuyo corazón ha sido cambiado y piensa de una manera antinatural. Usted pude señalar que Dios, la familia, y el trabajo son importantes y que el tomar o el drogarse están destruyendo sus relaciones en todas estas áreas, pero encontrará fricción y excusas. Antes de que la adicción tuviera lugar, la misma persona hubiera admitido que el tomar y el drogarse destruyen, pero después de que la adicción tiene lugar es muy difícil para ellos ver la destrucción que está teniendo lugar en sus vidas.

Drogadicción Cristiana - Sólo Dios Puede Arreglar a un Corazón Adicto
Ya que la drogadicción cristiana comienza en el corazón, el corazón es lo que necesita ser arreglado. Sólo Dios puede arreglar a un corazón adicto. El razonamiento humano sólo ayuda hasta cierto punto, pero la Palabra de Dios puede juzgar las actitudes del corazón.

Hebreos 4:12 dice: "Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz. Y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón."

En otras palabras, la Palabra de Dios puede revelar cosas del corazón que ni siquiera sabemos que existen. La Palabra de Dios es espíritu y verdad y si nuestros corazones han sido engañados, sólo la verdad de la palabra de Dios puede desengañarlos.

Si una persona pudiera prever antes del abuso de la sustancia, el cambio antinatural que tendría lugar en su corazón, la mayoría de la gente se mantendría apartada de esta sustancia que altera el corazón. Dios nos lo advierte, porque nosotros no podemos ser más listos que una adicción. ¡Ella cambiará nuestros corazones! Dios diseñó el corazón, por lo tanto, Él sabe muchísimo más de lo que saben los doctores, psiquiatras, consejeros de abuso de sustancias, y los medios de comunicación, acerca del daño que le ocurre al corazón de un adicto.

Sin Dios, no somos contrincantes ante la presión de los compañeros y el bombardeo de los medios de comunicación en cuanto a lo súper que es drogarse.

Drogadicción Cristiana - Dios Ama al Adicto
"Yo trabajé en un programa de dependencia de sustancias químicas por cuatro años, y miré cómo adicto tras adicto trataban de arreglar sus vidas, sólo para encontrar que es mucho más difícil de lo que ellos podían haberse imaginado. Nadie quiere ser un drogadicto o un alcohólico, pero cuando incursionamos con lo que Dios nos ha advertido no hacer, lo inevitable sucederá. Perderemos nuestros corazones (cambiarán) y para el momento que nos demos cuenta de esto, seremos adictos y habrá ocurrido mucho daño," dice Dona.

"Dios ama al adicto y quiere liberarlo porque desea lo mejor para él. Él puede restaurar el corazón y darle sanidad a la vida del adicto si el adicto se vuelve a Él. ¿Cómo hace esto? Lo hace a través de Su Palabra. Su Palabra es vida y paz, sabiduría y sanidad, sana y poderosa. Está llena de amor y compasión para todos los que lo busquen.

"Dios trabaja en la restauración y nadie puede restaurar como Dios. El Creador de todas las cosas puede restaurar. Él llenará el corazón con lo que es correcto y bueno, porque Él es el estándar. Él es más grande que todos nuestros problemas, dudas, y miedos. Él es amor, Él no tiene amor, Él es amor, y Él no nos ama poco o mucho. Él ama con todo Su ser. 1ra de Juan 4:8 dice: ‘…Dios es amor.’

  • Reconozca que como seres humanos -- adictos o no -- necesitamos a Dios, porque no podemos lograrlo sin Él.
  • Encuentre apoyo. Todos necesitamos involucrarnos en una iglesia que enseñe la Biblia, y el adicto no es una excepción. Encuentre un grupo de personas que lo apoye en su recuperación -- tanto físicamente como con el apoyo de la oración.
  • Encuentre un tratamiento cristiano de drogadicción. Algunas iglesias tienen programas cristianos de recuperación de la drogadicción basados en la Biblia que pueden catapultar al adicto a una vida de sanidad, significado y propósito. Si su iglesia no tiene un programa como este, considere un centro cristiano de tratamiento de drogas o un programa cristiano de rehabilitación de drogas."

Proverbios 4:20-23 nos exhorta: “Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hayan, y medicina a todo su cuerpo. Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida."

 

 

Ayúdame Dios – Libérate del Miedo y la Ira
Cada uno de nosotros tiene un nivel particular en el cual nuestras emociones nos desbordan e imploramos: “Dios, ayúdame”. Es posible que hayamos recibido perturbadores resultados de un examen médico o devastadoras noticias sobre un miembro de la familia. ¡Nuestras emociones son un desastre! No podemos identificar si estamos enojados, en pánico, asustados o temerosos del futuro… lo que si sabemos es que o podemos seguir adelante en nuestras propias fuerzas.

En ocasiones, estas emociones son demasiadas para que nosotros las manejemos y las volcamos en los demás. Cuando me diagnosticaron cáncer, tuve miedo de perder la vista y ventilé mi ira con quienes me cuidaban. ¿Alguna vez notaste que el miedo y la ira son hermanos? Palabras duras se intercambian entre las personas, por temor a la traición en sus relaciones. El miedo originado por un examen médico genera ira cuando se confirma el cáncer. Ni siquiera importa si la ira/miedo está claramente justificada…aun así, sigue fermentando.

El temor destructivo (preocupación, pánico y suspicacia) se genera por anticiparse a lo desconocido. A todos nos gusta estar en control de nuestras circunstancias. (¿No te pones aun más furioso cuando no tienes el control?) Pero cuando yo comparé mis mínimas capacidades humanas a las del omnisciente, omnipresente y todopoderoso Dios, cedí mi control. De repente, mis temores (e ira) diminuyeron (Salmos 131:1-2).

Ayúdame Dios – A Vivir una Vida que Valga la Pena
Cuando imploras: “Dios, ayúdame”, ¿crees que hay una vida más completa por delante? Una relación con un Padre Celestial dedicado y amoroso, cambia tu punto de vista del mundo, de una perspectiva temporal a una eterna (2 Corintios 4:17-18). La relación que desarrollas a través de tu aceptación del Hijo de Dios, Jesucristo, como tu Señor y Salvador te renueva, tanto mental como físicamente

No puedes cambiar el mundo a tu alrededor hasta que hayas cambiado el tuyo. Podemos elegir vivir en desobediencia a los planes de Dios —vivir en pecado— (Romanos 3:23). O podemos pedir perdón y agradecer a Jesucristo por sacrificar su vida como pago por nuestros pecados.

Esto incluye el que alguna vez estuviste muy lejos de Dios. Que fuiste su enemigo, separado de él debido a tus malos pensamientos y acciones, pero ahora él te ha traído de vuelta como su amigo. Ha hecho esto a través de la muerte de su cuerpo humano en la cruz. Como resultado, te ha traído ante la presencia de Dios y ahora estás santo y sin culpa para presentarte ante él sin ninguna falta (Colosenses 1:21–22).

Al aceptar a Jesús como Señor de nuestras vidas, nacemos de nuevo como miembros de la familia de Dios, con la garantía de la vida eterna en el cielo. “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Ayúdame Dios – A Elegir Bien
Dios está ansioso por ayudarte (Romans 5:6-11). Él te ama mucho y no quiere que atravieses esta prueba solo.

Todo lo que necesitas es creer. Haz una oración simple y sincera. “Padre Celestial, creo que tu hijo Jesucristo murió en la cruz por mi pecado y fue resucitado de la muerte. Confieso y pido perdón por mis pecados. Gracias por perdonarme y amarme. Ayúdame a vivir una nueva vida que te plazca, como una nueva creación en Cristo Jesús. Sostenme a través de esta circunstancia. Es más grande que yo y no puedo hacerlo sin ti. En el nombre de Jesús, amén”.

Si decidiste convertirte en un hijo de Dios el día de hoy, bienvenido a su familia. Él nunca te dejará. Hebreos 13:5 dice: “Porque Dios ha dicho: ‘Nunca te dejaré; jamás te abandonaré’”.

  • Bautízate como lo ordenó Cristo.
  • Dile a otra persona de tu nueva fe en Cristo.
  • Pasa tiempo con Dios cada día. No tiene que ser un largo periodo de tiempo. Simplemente desarrolla el hábito diario de orar y leer su Palabra. Pídele a Dios que incremente tu fe y tu comprensión de la Biblia.
  • Busca estar en comunión con otros cristianos. Sé parte de un grupo de amigos Cristianos que responda tus inquietudes y te apoye.
  • Encuentra una iglesia local en la que puedas adorar a Dios.

·         Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. 1 Cor 6:12

·         Es muy triste de ver que el uso de drogas alucinógenas ya es común. Déjeme limitar este folleto a estas drogas ilegales que la gente usa, las cuales no son recetadas por un medico por una condición de enfermedad, y que generalmente son ilegales en todos los países. Cuando un medico da una receta de una aspirina para el dolor de cabeza, esta droga es legitima para restaurar la salud, y no es una de esas drogas. Este folleto trata del uso de drogas ilegitimas para propósitos de recreación o diversión.

·         Dos de cada 3 jóvenes en la preparatoria prueban una droga ilegal antes de que se reciban. Si consideramos el alcohol como una droga (lo es), sube a 90%. 30% prueban una droga más fuerte que la marihuana. La primera causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 24 años es el manejar borracho.

·         W.E. Vine dice (sobre la palabra “hechiceros” en Apoc 21:8) que PHARMAKIA usado como un sustantivo es un hechicero, alguien que usa drogas, hace encantos, brujería. La palabra “farmacéutico” en español viene de la palabra griega, “farmakeia” [G5331], que significa “medicación”, magia, brujería. Esta palabra en sus diferentes formas son las palabras usadas para el concepto de brujería en Gál 5:20; Apoc 9:21; 18:23; y 21:8; 22:15. Tal vez la conexión entre brujería y drogas no es muy claro a muchas personas, entonces vamos a aclararla.

·         Existen Satanás y los demonios. Ellos están condenados en prisiones de oscuridad (Judas 1:6; Mat 25:41; 2Ped 2:4), pero tienen una presencia aquí en la tierra por medio de seres humanos quienes les hacen caso, y se prestan a ellos. En turno, ellos cumplen con algo de los deseos de estos seres humanos, aunque siempre sale mal para ellos, porque no hay nada bien que puede salir de estas relaciones.

·         Entonces por toda la historia, han existido personas (brujos y magos) quienes desobedecen a Dios para buscar y aprender como usar los poderes que estos seres les prestan, y para ser expertos en ello (brujos). A veces saben muy bien claro que hay demonios atrás de todo eso, y a veces son engañados de pensar que es otra cosa, como los secretos de la “madre tierra” (las wicas o druidas) que son principios y secretos impersonales (niegan a Dios) que ellos pueden usar. A veces dicen que son las almas de seres humanos muertos, aunque vemos que el juicio es lo que sigue a la muerte (Heb 9:27), y como el hombre rico y Lázaro (Lucas 16), los dos se fueron inmediatamente a su destino eterno, esperando la resurrección final. “Aun hay esperanza para todo aquel que está entre los vivos… porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido…. Y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol.Ec 9:5. O sea, mientras viven, tienen todo de ver con los eventos de la tierra, pero al morir, no tendrán más de ver con los eventos de la tierra hasta la resurrección final. Los seres humanos muertos nunca regresan a hablar o comunicarse con los vivos. Siempre en estas personas hay la necesidad de “hacer contacto” con estos espíritus y por eso usan lo que es la adivinación (brujería). Dios ha puesto la sentencia de muerte sobre las personas quienes “evocare espíritus de muertos o se entregare a la adivinaciónLev 20:27. Pero en esta adivinación, se usan las ayudas para establecer contacto con estos espíritus, como las drogas alucinógenas, el alcohol, unos ejercicios especiales, o aun la música rítmica, o una combinación de ellos, que ponen al celebro en un estado de conciencia alterado, donde es más fácil de “hacer contacto.” El vínculo está entre este estado invocado por los cambios de químicos en el cerebro y comunicación con los demonios. A la verdad muchos que usan las drogas no entienden este vínculo con los demonios, y ellos las usan por su efecto de sentirse bien. Para esto de exaltar las emociones a un nivel de ser su dios. Cuando las personas ponen las drogas y las experiencias con ellas en el centro de su vida, es idolatría. El sentir el efecto de la droga es lo que ha llegado a ser una adición fuertísima. Actualmente aun el alcohol u otras cosas emocionales pueden igualmente hacerse ídolos.

·         Unos tratan de defender el uso de drogas con que es “natural”, hecho por Dios (Gen 1:11-12). Pero hay sustancias naturales que son venenosas que tampoco uno debe ingerir. Por ser natural no quiere decir que no te hace daño. Es el efecto que causa el cual es dañino.

·         Las drogas no solucionan tus problemas

·         Pro 23:21 Porque el bebedor… empobrecerán  Muchos empiezan con las drogas alucinógenas por la diversión, pero muchos las usan por que no pueden tratar con los problemas de su vida. Todas las drogas producen una forma de euforia (el “alto” o “high”) que le deja a uno sintiendo “bien”. Esta intoxicación (o en la Biblia el ser borracho) es prohibido por Dios (Rom 13:12-14no en… borracheras… no proveáis para los deseos de la carne”; Gal 5:19-21las obras de la carne, que son… hechicerías (uso de fármacos para el sentir),… borracheras…. Que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.1Cor 6:9-11los injustos no heredarán el reino de Dios… ni los borrachos… heredarán.“) O sea, tal persona quien deja  el sentirse bien dominar su vida por medio de estas cosas pecaminosas, realmente no es una persona con la salvación. Por esto también un fornicario no es salvo. Tiene otro dios.

·         Las drogas mal afectan tu cuerpo

·         1Co 3:16-17 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

·         Estas drogas alteran el cuerpo cuando uno las usa, y además, causan adicciones. Unas pueden matar con la primera prueba. Con un solo uso de cocaína, el mismo sentir puede regresar en años más adelante después de años que la persona terminó de usarla. Además las drogas y alcohol actúan como un veneno al cuerpo en que destruye los órganos y el cuerpo se defiende en contra de la droga para expulsarla. Dañan al cuerpo, a sus tejidos, y a sus órganos.

·         Las drogas son el arma de Satanás

·         Las drogas cumplen con los propósitos de Satanás de “hurtar, matar y destruirJuan 10:10. Las drogas y el alcohol tienen un profundo efecto en el ser humano, y básicamente son de aflojar o soltar totalmente las restricciones de la moralidad y la conciencia. Estas intoxicaciones le causan a la persona de no hacer decisiones correctas (Isa 28:7), y por eso un cristiano siempre rehusará las drogas. Bajo su influencia, la persona puede hacer cosas que no hará normalmente “en su juicio cabal,” y por esto son regaladas en bares y cantinas para que libremente hagan sexo, gasten dinero, y se aloquen. Está prohibido operar maquinaría bajo su influencia. Si esto está tan claro aun entre inconversos, ¿Por qué un hijo de Dios querría algo que se le quite su conciencia? ¿No es esto exactamente lo que quiere Satanás de él? Todo esto conviene a Satanás pero no a un hijo de Dios. Dios nos manda lo opuesto, de ser vigilante, siempre guardándonos en contra de las tentaciones (1Tes 5:6-8; 1Ped 1:13-17; 5:8-9; 1Cor 9:25-27). Si la vida cristiana es una relación con Jesús nuestro Salvador, entonces tomando una droga que casi completamente deshabilita nuestras defensas morales para que pequemos es lo peor que puede hacer un cristiano. Mat 6:13 dice que nuestra oración debe ser “Y no nos metas en tentación,  mas líbranos del mal.” 90% de los que usan drogas muy fuertes empezaron con el probar drogas menores.

·         El uso de drogas es ilegal.

·         Dios nos manda a ser sujetos a las leyes civiles (Rom 13:1-5; 1Ped 2:13-14; Tit 3.1). El camino de usar drogas es un camino para romper con estas leyes. Además de ser ilegal, el uso de drogas causa más actividad ilegal, como el robar para pagar por las drogas, el mentir para cubrir su hábito, y el maltratar familia y amigos si tratan de sacarle de las drogas.

·         Somos responsables ante Dios

·         1Cor 6:20, “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” Debemos a Cristo por habernos salvado. Por esto, el cristiano vive por esta regla, “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” 1Co 10:31 Simplemente el uso de drogas es un abuso de nuestros cuerpos que un cristiano obediente no va a hacer. Usando el caso del alcohol, Ef 5:17-18 nos avisa, “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,” Debemos saturarnos con el Espíritu Santo y no con químicos que alteran para lo malo nuestros cuerpos y mentes.

·         Las drogas causan dependencias

·         2Pe 2:19 Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. Pedro enseñó que tener una dependencia en algo como una droga o un pecado es de ser esclavo a eso. Las drogas dan el sentir de euforia, que todo está bien, aunque no lo es, es esclavitud. La Biblia exige que vivamos con en control de uno mismo (1Cor 9:24-27; 2Ped 1:6).

·         Rompiendo la adicción

·         Fil 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Para romper una adicción, hay unos pasos necesarios. Primero tenemos que darnos cuenta que solo no se puede lograr, y todos nuestros logros llegarán al fracaso. Una adicción es algo tanto espiritual que físico, y sin la ayuda de Dios, no se puede. Se tiene que cambiar el amo de la droga para hacer a Cristo nuestro amo. Con la ayuda de Dios todo se puede. La adicción es física, entonces tenemos que dominar nuestros cuerpos. La adicción es mental, entonces muchas veces tenemos que guardarnos de las imágenes y situaciones que actúan como chispas de encender y arrancar la adicción otra vez. Pro 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. Hay amigos quienes quieren tentarnos a pecar con ellos, pero Pro 1:10 nos exhorta, “si los pecadores te quisieren engañar, No consientas.” Debemos resistir y no tener compañerismo con tales amigos (1Cor 15:33; 1Cor 5:11 habla de separarse de malas influencias).

 


Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios - Por predicandounmensajedesalvacion
Volver a la página principal
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso